fbpx
No habían pasado más de 50 años desde la muerte de Muhammad (el último profeta del islam) y el imperio musulmán caía en la corrupción bajo el gobierno de un tirano de la dinastía Omeya: Yazid.

Hussain ibn Ali, el nieto del Profeta Muhammad, se posicionó en contra del gobierno ilegítimo de Yazid. Mientras Yazid era igualmente temido y despreciado por su crueldad, Hussain era admirado y respetado por la sociedad en general. Cosciente de ello, Yazid decidió exigir la lealtad de Hussain con la esperanza de dar algún tipo de legitimidad a su gobierno.

Hussain se rebeló contra la tiranía.

Hussain tuvo que tomar una decisión. Respaldar a Yazid significaría sin duda una buena recompensa y una vida de lujos. Negarse lo dirigiría invariablemente hacia su propia muerte. ¿Qué debía hacer? ¿Qué harías tú o yo? Para Hussain la elección entre lo fácil y lo correcto no era opción en absoluto.

Hussain se negó.

Él dijo: Nunca daré a Yazid mi mano como un hombre que ha sido humillado, ni voy a huir como un esclavo. No me he levantado para propagar el mal o mostrarlo…sólo deseo difundir los buenos modales y evitar el mal.

“Sólo deseo difundir los buenos modales y evitar el mal”

– Hussain ibn Ali

El viaje de la Meca a Kufa.

Con su vida ahora bajo amenaza, Hussain decidió trasladarse junto con su familia a la Meca, con la esperanza de que los agentes de Yazid respetarían la ciudad sagrada. Mientras esperaba y reflexionaba sobre su siguiente movimiento, mensajes de apoyo comenzaron a llegarle procedentes de todo el imperio. Fué rumbo a Kufa, una ciudad de Irak, pero en el camino fue interceptado por un batallón de soldados de Yazid, que bloquearon a Hussein y sus seguidores de llegar a la ciudad y en su lugar, fueron desviados hacia el desierto de Karbalá.

Una vez que llegaron a Karbala, las fuerzas rodearon a su pequeño grupo y les bloquearon el acceso al agua. Con ambos grupos estacionados en Karbala las cosas llegaron a un punto muerto. Hussain había dejado claro que no accedería a las peticiones de Yazid. Las fuerzas opositoras de 30,000 soldados que superaban ampliamente a los 72 hombres y familias que estaban con Hussain, tenían órdenes estrictas de no dejar ir a Hussain.

Después de una semana, llegó a Hussain la noticia de que Yazid había dado órdenes de que no se le permitiera salir con vida de Karbalá a menos que hiciera un juramento de fidelidad. El final se estaba acercando.

Map of Hussain ibn Ali's journey from Mecca to Karbala

Mapa del viaje de Hussain ibn Ali de la Meca (moderna Arabia Saudita) a Karbalá (en Iraq).

El último acto de resistencia de Hussain ibn Ali.

Esa última noche Hussain se reunió con su grupo, subrayándoles que era su vida la que buscaba Yazid y que ellos podían ser capaces de salvarse. Una vez más el desinterés de Hussain brillaba. Allí estaba, con su familia y compañeros, privados de agua en el desierto abrasador durante tres días, rogándoles que lo dejaran y se salvaran!

Después de unos días de estancamiento, las fuerzas gubernamentales recibieron la orden de atacar y matar a Hussain y a sus compañeros. Los hombres de Hussain eran superados ampliamente en número. La hora de la batalla comenzó, los compañeros de Hussain partían de su campamento en pequeños grupos y uno después de otro lucharon valientemente antes de ser asesinados.

Durante todo el día las fuerzas de Yazid pedían a Hussain su lealtad, sin embargo, Hussain resistió. Eventualmente Hussain estaba a solas con nadie para apoyarlo. Fatigado, sediento, y gravemente herido, Hussain cayó al suelo mientras las mujeres y los niños de su caravana miraban.

Él también murió sin piedad, sin embargo, murió aferrándose firmemente a sus principios.

Illustration of the battle map where Hussain and his camp had been encircled by an army of 30,000.

Ilustración del campo de batalla donde Hussai y su caravana fueron rodeados por un ejército de 30,000 soldados


ashura - mourning - karbala - hands

El aniversario de la muerte de Hussain ibn Ali es conmemorado anualmente en lo que se conoce como ‘Día de Ashura’

La victoria de Hussain y su legado Inspirador.

Después de su muerte, las mujeres y los niños del bando de Hussain fueron llevados cautivos. Su hermana, Zainab, tomó la dirección de la pequeña caravana, y dio un discurso que tras condenar las acciones de Yazid y su gobierno, culminó en un enfrentamiento en la corte del gobernante. Zainab fue quizás la primera persona que se inspiró en el ejemplo de Hussain, usándolo como un catalizador para el cambio. Ella se negó a ser sometida y dejó el miedo a un lado para poder pedir cuentas a los responsables de la decadencia moral de la sociedad.

A pesar del sexismo de la sociedad en ese entonces, Zainab consiguió dirigir e inspirar a hombres y las mujeres. El ejemplo de Hussain, que un hombre puede estar solo contra un ejército de miles de personas, la inspiró hasta tal punto que castigó y reprendió a un dictador asesino en su propio palacio, sentando las bases para la eventual caída de la dinastía omeya.

Hoy en día millones de personas rinden homenaje a Hussain Ibn Ali por su sacrificio y anualmente lloran la trágica batalla de Karbalá en la que Hussain, su familia y compañeros leales fueron brutalmente asesinados uno por uno. Peregrinos de todas las clases sociales visitan el santuario del imam Hussein para presentar sus respetos en la ciudad de Karbalá, Irak.

karbala - day of ashura - arbaeen - imam hussain

Millones de personas de todas las clases sociales visitan el lugar de descanso de Hussain y sus compañeros en Karbalá, Irak.


arbaeen march - imam hussain - karbala - ashura

Alrededor de 20-25 millones de personas visitan la tumba de Hussain en el día de ‘Arbaeen’. Es la reunión pacífica más grande del mundo.

Menú